La Puerta de Alcalá

¡Mírala mírala mírala la Puerta de Alcalá! Así dice una conocida canción para conmemorar uno de los monumentos más conocidos de la ciudad de Madrid, la Puerta de Alcalá. Se denomina así porque antiguamente miraba el inicio del camino hasta Alcalá de Henares, localidad cercana a Madrid y sede de una importante universidad.

La construcción fue ordenada por el monarca Carlos II y fue encomendada al arquitecto Francesco Sabatini, autor de otras obras en Madrid como los Jardines que llevan su nombre.

Puerta de Alcalá
Puerta de Alcalá

Está ubicada en la Plaza de la Independencia, muy próxima a la Plaza de Cibeles y a los Jardines del Retiro, una zona verde, repleta de fuentes y zonas verdes, que es el auténtico pulmón de los madrileños. Es muy recomendable visitar esta zona de la ciudad, ya que en la confluencia de la Puerta de Alcalá, se encuentra el Palacio de Correos, la Iglesia de Los Jerónimos, el Banco de España o el Edificio de la Bolsa.

En su origen era una auténtica puerta de entrada por el este de Madrid, ya que una valla cercaba la ciudad. Posteriormente se derribó el muro y se mantuvo la integridad de la Puerta de Alcalá. Cuanta con 5 arcos de distintos niveles y es de estilo neoclásico.

La Puerta de Alcalá es uno de los monumentos más representativos de la ciudad. Siempre rodeada de turistas, algunos se van decepcionado ante las comparaciones con el arco del Triunfo de París, más grande y majestuoso, aunque la Puerta de Alcalá se ha convertido en un símbolo de la capital de España por méritos propios.

Cerrar menú